Albahaca por manojos (100g)

La albahaca fresca se usa en ensaladas, sopas y también en guisos. Es indispensable en la cocina italiana y en algunos platos asiáticos, y si queréis hacer unas berenjenas a la parmesana (parmigiana di melanzane) o el famoso pesto, no podréis evitarla. El calor transforme y destruye su aroma, por lo que debemos agregarla en el último momento si estamos cocinando.

Es de las hierbas aromáticas que más rápido se estropean, ya que se marchitan con demasiado frío, la falta de humedad y también con el calor. Lo ideal para la albahaca cortada está alrededor de los 15 grados centígrados. Por ello, en casa debemos cubrirla con un paño húmedo antes de meterla al frigorífico en verano, pero sólo nos durará unos días. En invierno lo mejor sería dejarla fuera, pero en un vaso con agua. Si tenéis una vinoteca, seguramente sea la mejor opción. Cubrir la albahaca con una bolsita puede ser una buena o una mala idea, dependiendo de las condiciones de humedad, ventilación y temperatura, así que probad a ver lo que mejor funciona en vuestro caso.

2,50  (IVA incluido) por manojo

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies